Individuos tolerantes

Me considero un apasionado de la fotografía de naturaleza. A la fotografía llegué a través de la naturaleza, sin conocimiento previo alguno de comportamiento animal ni vegetal, es más, a día de hoy sigo teniendo conocimiento únicamente de las especies que he fotografiado, gracias a las horas de observación en hide mientras intentaba fotografiarlas.

Por un lado siento envidia sana de los compañeros que parecen tener una enciclopedia en la cabeza sobre todo lo concerniente a la vida animal y vegetal pero por otro es muy gratificante aprender gracias a tu experiencia propia. Este es un aprendizaje que queda grabado en nuestra cerebro para toda la vida, parece no ocupar parte de esa memoria que se va mermando con el paso de los años.

Pues bien, uno de esos aprendizajes durante estos últimos años, ha sido el descubrir de primera mano que dentro del comportamiento propio de una especie, hay individuos que se separan de estos rasgos comunes y te muestran una actuación diferente. Me refiero en concreto, para esta entrada del blog, a la tolerancia con los humanos.

Cada especie permite más o menos acercamiento del ser humano ya sea con camuflaje o sin él, pero hay ciertos individuos que por algún motivo que desconozco se saltan la regla y toleran un acercamiento mucho mayor, incluso algunos, y aquí viene lo mejor, te buscan y te siguen allá donde tú vayas.

Cada temporada de hidrohide me ocurre que algún individuo me sigue allá donde voy o bien parece no importarle mi presencia lo más mínimo.

El año 2016  me sucedió con una garceta común. Siempre que la fotografiaba yo mismo mantenía una distancia de seguridad que consideraba que no debía sobrepasar, incluso como iba desplazándose por sí misma para estar cerca de mi, llegaba un momento en el que no le hacía caso, hasta que en una sesión me dio por acercarme poco a poco hasta que mi hidro tocaba el palo donde ella se encontraba, son momentos indescriptibles, cómo me gustaría descubrir lo que pasa en ese momento por su mente. La tolerancia de las especies varía según las zonas, realizo toda mi fotografía de fauna en mi entorno cercano y aquí todas las especies son desconfiadas y en cuanto te intuyen, si vas a cuerpo, salen despavoridas. Por ello se disfruta aún más cuando gracias a tu camuflaje y a tu buena actuación pasas totalmente desapercibido integrándote en su medio de tal forma que te toleran perfectamente.

Untitled photo

Con una garza real he tenido experiencias parecidas:

Año 2016: Nunca intenté un acercamiento tan radical como con la garceta común porque no veía foto que compensara hacerlo, es más, como nos seguía en muchas ocasiones al posadero más cercano a donde nos encontrábamos, si quería fotografiarla tenía que retroceder para retratarla de cuerpo entero. Allí estaba ella durante todo el tiempo que duraba la sesión fotográfica reclamando su protagonismo. Te podías centrar en la búsqueda de otros individuos que te ofrecieran posibilidades fotográficas, si no las encontrabas, allí estaba ella como último recurso, te salvaba la mañana, no le importaba para nada sentirse “segundo plato”.

SILUETA

Año 2019: Cada jornada no faltaba a la cita. La sesión fotográfica podía resultar más o menos satisfactoria pero sabías que cuando decidieras retirarte, cerca de la zona de salida de la laguna ella estaría esperándote para ofrecerte su actuación, y yo tan feliz. Solía fotografiarla alrededor de las 12 de la mañana, cerca de 5 horas después de que el sol comenzara su andadura, pero este contratiempo se resuelve con experiencia, de tal forma que puede parecer que están realizadas a primera hora de la mañana.

Untitled photo
Untitled photo
Untitled photo

¿Qué nos deparará el 2020? Ya os lo contaré, o no ...

Powered by SmugMug Owner Log In